Taking too long? Close loading screen.

Noticias

Conoce cómo nuestros residentes se mantienen activos en cuarentena

Aunque el confinamiento es una de las medidas más efectivas para prevenir el contagio de Covid-19, los expertos advierten que el encierro puede favorecer el riesgo de caídas y fracturas en la población de mayor edad. “La falta de actividad es lo que aumenta el riesgo debido a la atrofia de la musculatura. Por ejemplo, tenemos un residente de 83 años que a comienzo de año caminaba, con algo de dificultad, pero caminaba. Hoy lo estamos sacando en silla de ruedas”, dice preocupada, Francisca Gómez, kinesióloga de la residencia Amor de Dios.

“Una residente estaba en sospecha de tener Covid-19 por lo que comenzó cuarentena. Tras 14 días de confinamiento, afortunadamente no tuvo coronavirus, pero presentó un cambio radical en su movilidad. Notamos inestabilidad y alteración de la marcha debido a la disminución de la masa muscular”, confirma Bárbara Sammur, kinesióloga de la residencia Sagrado Corazón.

Por esto es importante mantener un encierro lo más activo posible, tal como lo indica este artículo del diario El Mercurio publicado en junio de 2020. Por este motivo los equipos de Kinesiología y Terapia Ocupacional de las Residencias San Vicente de Paul han preparado una nueva planificación que permita mantener a los residentes en movimiento. “Estamos en programación junto a la terapeuta para iniciar actividades de gimnasia y juegos en grupos pequeños, respetando la distancia y las normas sanitarias. El movimiento también es muy importante para su salud”, explica Francisca Gómez.

La actividad física no solo afecta positivamente su estado físico, sino que también impacta el bienestar emocional de las personas mayores. “Respetando todas las normas sanitarias del protocolo Covid-19 hemos comenzado a realizar caminatas asistidas con los residentes para reactivar su cuerpo y además para sociabilizar. La actividad dura entre 10 y 40 minutos, dependendiendo de lo que guste cada uno”, cuenta Francisca Gómez.

Los residentes que se han recuperado del Covid-19 son apoyados además a través de un programa especial para ayudarlos a fortalecer huesos y músculos luego de un prolongado período en reposo. De esta forma en la residencia de la Santa Cruz, el kinesiólogo Sebastián González dirige actividades individuales de rehabilitación motora.

Ejercicios para todos

La kinesióloga Bárbara Sammur entrega una pauta de ejercicios simples para que todos puedan mantener la actividad física en época de confinamiento. “Se deben realizar los movimientos sin llegar a la fatiga y hasta no sentir dolor”, advierte.

Sentado en una silla:

  • Pararse y sentarse sin ayudarse con las manos (10 repeticiones).
  • Apretar un balón o cojín ubicado entre las piernas (20).
  • Levantar la rodilla al pecho, alternando con cada pierna (30).
  • Levantar y estirar las piernas (40).
  • Llevar el talón del pie derecho a la rodilla izquierda y viceversa (30).
  • Sosteniendo un balón o cojín entre medio de los pies, llevar la mano derecha a tocar el pie izquierdo y luego con el otro brazo, alternando (40).
  • Girar el tronco de derecha a izquierda y viceversa (30).
  • Sostener un balón en la mano y levantar el brazo para llevar la pelota arriba (20)
  • Sostener una pelota con ambas manos y llevar el balón hacia adelante, estirando brazos (20).

De pie en una silla:

  • Marchar en la misma posición, apoyado en el respaldo de la silla (40 rep).
  • Apoyado y de frente al respaldo, estirar y levantar las piernas de costado (20).
  • Realizar semi sentadillas (15).
  • Con las piernas separadas frente al respaldo, cruzamos el cuerpo con la mano derecha para tocar el lado izquierdo y viceversa (20).

Acostado en una cama:

  • Llevar las manos al techo (20 veces).
  • Flexionar las piernas (20).
  • Apretar un cojín entre las piernas (20).
  • Girar para ambos costados (20).
  • Sentarse en la cama y ponerse de pie. Luego se acuesta nuevamente y repite (10).